EL EXCESO DE VELOCIDAD

“La velocidad excesiva e inadecuada es el principal problema de seguridad vial en muchos países. Además de contribuir a un tercio de los accidentes mortales, la velocidad es un factor agravante de todos los accidentes”

Hay una diferencia entre velocidad excesiva e inadecuada para referirnos al exceso de velocidad: sus efectos y alcance, así como el comportamiento de los conductores y, hoy, nos centraremos sobre cómo afrontar el problema del exceso de velocidad para de esa forma dar respuesta a las propuestas sobre el problema de la velocidad excesiva como, por ejemplo: medidas de infraestructuras, límites de velocidad, señalización vertical y horizontal, tecnologías de vehículos, educación, formación e imposición de la ley.

Unas medidas que no caen del cielo porque tanto las mencionadas como tantas otras, que también veremos, son utilizadas en la práctica por países de nuestro entorno. Una gestión de la velocidad que no se consigue con una varita mágica sino más bien con políticas que combinan las mejores soluciones, adaptadas a la idiosincrasia del país y, especialmente, con novedosos sistemas de seguridad en el automóvil para conseguir unos resultados satisfactorios. Todo ello, sin olvidar que el conductor es el protagonista en la elección de la velocidad de su vehículo.

Tipos de sistemas de gestión de velocidad en el vehículo:

Featured image

“Las altas velocidades también contribuyen a un aumento en la emisión de gases de efecto invernadero, del consumo de combustible y del ruido, y son causa de otros efectos adversos a la calidad de vida, especialmente para los habitantes de zonas urbanas”

El vehículo en sí es, por supuesto, un factor determinante en los problemas relacionados con la velocidad. La potencia del motor y el rendimiento del vehículo son factores clave para ayudar al conductor a elegir la velocidad adecuada, pero dependerá del diseño y tecnología del vehículo, es decir, de sus medidas de seguridad activa como, por ejemplo:

  • El velocímetro, antiradar de serie en todos los vehículos
  • Un limitador de velocidad de serie para tu coche
  • Controles de crucero adaptativos
  • Sistema de control de velocidad inteligente

Cómo puede controlarse la velocidad:

Featured image

En un futuro no muy lejano, tecnología y herramientas telemáticas ofrecerán más opciones para la asistencia a la conducción y el control de velocidad de los vehículos. Se trata de los sistemas de gestión de la velocidad inteligente:

Por un lado, tenemos el regulador o control activo de velocidad, también denominado: ACCTempomatcontrol de crucero adaptativo de velocidad. Se trata de un dispositivo que mide la distancia entre dos puntos a través de un radar e infrarrojos para adaptar la velocidad:

Por otro lado, el Control de estabilidad electrónico, también denominado: ESPESCDSCVDCVSAVSC, recupera la trayectoria del vehículo en caso de pérdida de estabilidad por falta de adherencia:

Finalmente, independientemente del tipo de sistema que usemos, cabe recordar que estos elementos de seguridad activa del vehículo son de ayuda a la conducción y que no sustituyen en ningún caso al ser humano, entre otras cuestiones, porque los mandos del vehículo son dirigidos o programados por el conductor y no al revés.

Anuncios

“La línea China-Rusia más América”

Este es el nombre es el que se le ha dado a el proyecto que consiste en la línea férrea más larga del mundo con 13 000 kilómetros, que conseguiría unir a Beijing con Washington DC en tan sólo dos días. El tren para lograr llegar en dos días debería tener una velocidad de 350 km/h.

Featured image

La razón de que no sea en línea recta (que acortaría distancias) claramente es no atravesar todo el Océano Pacifico, por ello se coloca en el Estrecho de Bering.

Por supuesto, este proyecto va de la mano de una de las grandes potencias mundiales como es China. Este tren bala pasaría por Rusia y Canadá.

Featured image

El trayecto comenzaría en el noroeste de China y se ejecutaría a través de Siberia, pasaría a través de un túnel debajo del Océano Pacifico y luego entraría a Alaska y Canadá para llegar a Estados Unidos.

El túnel submarino entre Alaska y Rusia por el Estrecho de Bering seria de 200 kilómetros.

Por supuesto que cuando se plantea un proyecto semejante es porque existe un posible beneficio económico, y en este caso tanto Asia como América del Norte verían mejorar sus economías, al tener una vía más para intercambiar sus productos.

Enlace:http://www.clarin.com/mundo/Viajar-Beijing-Washington-dias-bala_0_1135686526.html