EL VALOR ECONÓMICO DE LA BICICLETA

Y es que por primera vez en España en 2013 las ventas de bicicletas superaron el millón de unidades. Superando además, por segundo año consecutivo a la venta de automóviles, que apenas pasaron de 700.000 ventas. De tal forma, que según la Asociación de Marcas de Bicicletas de España (AMBE), el valor total de la venta de bicicletas ascendió a más de 10 mil millones.

 

Y es que la fiebre de la bicicleta se ha implantado en gran parte del territorio nacional. Mientas que tradicionalmente se asociaba el concepto de bicicleta a la práctica deportiva, hoy en día esa idea ha cambiado y ha evolucionado hacia la de un medio de transporte más. Y aunque las bicicletas deportivas tengan todavía la mayor cuota de mercado (63%), las bicicletas urbanas y eléctricas crecen a un ritmo vertiginoso y ya representan un 10% de las ventas totales.

Pero no sólo las ventas de bicicletas repercuten en el beneficio de la economía, si no que multitud de talleres de mantenimiento han surgido, creando nuevos puestos de trabajo. Pues al igual que con los vehículos motorizados, aunque no esté normalizado como tal, es conveniente realizar revisiones periódicas a las bicicletas. Hay tareas que uno mismo puede llevar a cabo, pero hay otras más complejas que es aconsejable que las realice un profesional.

 

Además, todos queremos presumir de nuestras bicicletas, y por ello en las ciudades más ricas culturalmente han nacido otros tipos de negocio, donde además de la típica revisión mecánica, se dedican al upcycling, lo cual consiste en la mejora y personalización de las bicicletas de uso urbano principalmente. Dotándolas de todos los colores, accesorios y formas posibles.

Sin embargo, como siempre ocurre en estos casos, los pequeños comercios se están viendo afectados por las políticas de venta de las grandes superficies, por lo que la mejor forma de evitar dicho sufrimiento se basa en centrarse únicamente en una parte del mercado (BMX, urbano, deportivo…) y no pretender ocuparlo todo, pues son las grandes superficies las que ya lo hacen y es difícil competir con ellas.

 

Además, como ya vimos anteriormente en “En bici al trabajo”, no sólo Francia paga a las personas que se trasladan al trabajo en bicicleta, si no que también en Noruega el Gobierno paga hasta 2€ el kilómetro al ciclista y 5€/km al peatón, pues la Agencia Nacional de Salud Noruega considera que este “impuesto de retorno” es la cantidad que el usuario de estos modos de transporte ahorra al Gobierno.

Anuncios