ANÁLISIS CRÍTICO SOBRE RDV y BTA EN LA LEY DE MOVILIDAD DE LA GVA

NOTA: El presente análisis se refiere a la ley 6/2011 del 1 de Abril publicado en el BOE con la que se aprueba la ley de movilidad de la Comunidad Valenciana.

A lo largo del tiempo, se ha ido generando un mayor volumen de tráfico y una gran fluidez y velocidad gracias a los avances en la tecnología de los vehículos y de las vías de comunicación. Sin embargo, este hecho ha generado en un grave problema en las ciudades en dónde se ha producido un aumento de la velocidad, incluso mayor que la legalmente permitida de 50 km/h para vías urbanas. Así, un vehículo que circula por una vía urbana a tal velocidad tardará cierto tiempo en detenerse en caso de emergencia en función de las características y estado del vehículo además del tiempo de reacción. Por ello se ha ido desarrollando diversos sistemas para reducir la velocidad en este tipo de vía. En el caso que nos ocupa, los reductores de velocidad (RDV) se han puesto muy de moda en esta época para disminuir la velocidad en puntos conflictivos de la ciudad. En las demás vías de comunicación, para advertir de alguna circunstancia especial y peligrosa al conductor y darle un tiempo de reacción ante tal evento.

En la ley que nos ocupa, no se cita explícitamente en ningún momento la utilización de los RDV y BTA tal y como se definen en la instrucción técnica del Ministerio de Fomento en la orden FOM/3053/2008. Sin embargo, implícitamente se hace una reseña de estas en los siguientes artículos que cito a continuación:

Art 71.3: “…Queda expresamente prohibido todo tipo de resalto u obstáculo que altere la continuidad longitudinal de dicho firme, incluyendo bandas sonoras u otros elementos artificiales incorporados a dicho firme, que dificulten la circulación de los vehículos de transporte público.”

Por tanto, no se especifica que en vías donde no circule el transporte público no se puedan poner estas soluciones para reducir la velocidad de los vehículos, pero, ¿y donde el tráfico privado y público comparten plataforma? Habría que ver la definición de resalto u obstáculo en la propia ley, que en esta particular, no viene, por lo que en su defecto se referirán a la norma superior que ha realizado el Estado Español. En definitiva, lo que se desprende de este artículo es que no se pueden poner RDV donde el transporte público este presente. Esto se debe a que lo que se intenta conseguir es que la velocidad comercial del transporte público aumente y no disminuya con este obstáculo. Por ello se están adoptando otras soluciones como unos RDV partidos para que el ancho del eje del autobús pase sin obstáculos.
En otro artículo se cita implícitamente a estas soluciones:

Art 5.3: “Las administraciones públicas, teniendo en cuenta el modelo de movilidad mediterránea, deberán tomar las medidas necesarias de calmado del tráfico para que las limitaciones de velocidad en zonas urbanas se cumplan en todo momento y procurar extender al máximo de calles las zonas con un límite de velocidad más apropiado con el uso residencial.

Con esto, se recomienda implícitamente el uso de RDV en zonas residenciales o zonas 30 para calmar el tráfico por las razones que se dan en el párrafo inicial de este análisis.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s