MOVILIDAD PEATONAL Y ACCESIBILIDAD: LA IMPORTANCIA DE LAS ACERAS ABOTONADAS

Se entiende la Accesibilidad Universal “la condición que deben cumplir los entornos, procesos, bienes, productos y servicios, así como los objetos, instrumentos, herramientas y dispositivos, para ser comprensibles, utilizables y practicables por todas las personas en condiciones de seguridad y comodidad y de la forma más autónoma y natural posible”.

Por ello, las ciudades deben diseñarse de forma universal para todas las personas. Esta es una forma de protección para aquellos ciudadanos a los cuales la ciudad les puede resultar un poco más hostil. En este caso, revisaremos los conceptos más importantes relacionados con las aceras abotonadas, esas texturas rugosas que guían a las personas invidentes hasta la línea de edificación.

aceras-abotonadas

La integración y la articulación multidisciplinaria para todos los usos de la calle es uno de los grandes desafíos para las ciudades. Ésta debe diseñarse para el paseo, el juego o la estancia y también como soporte de la movilidad peatonal.

Sin embargo, en muchas ciudades españolas se prioriza el uso del coche por encima de cualquier otro, por lo que han experimentado cambios significativos en su configuración y funcionamiento y han surgido barreras infraestructurales, que disuaden a los ciudadanos de cruzarlas andando, y otras, a priori menos evidentes para los planificadores, que son las barreras arquitectónicas.

Es frecuente que la existencia de estos obstáculos obligue al peatón a modificar sus recorridos, en muchos casos poniendo en juego su seguridad. Esta situación se agrava más, si cabe, cuando un peatón presenta alguna discapacidad. Por ello, para garantizar la igualdad de derechos entre todos los ciudadanos, es necesario el compromiso de las administraciones para crear itinerarios peatonales accesibles continuos en la ciudad y el respeto de todos para no obstaculizarlos.

Estos itinerarios deben minimizar el número de discontinuidades en el desplazamiento y evitar en todo caso las rupturas de nivel, resolviendo los cambios de nivel mediante rampas. Y, tanto en las discontinuidades como en los cruces con otros usos, es imprescindible dotar a las aceras de elementos que avisen de esta interferencia. Para las personas invidentes, estos elementos son las aceras abotonadas y las franjas direccionales. Se trata de un pavimento normalizado diferenciado en textura y color utilizado con la función de avisar, orientar y dirigir a las personas ciegas.

aceras1

Estos avisos deben situarse en todos los puntos singulares: pasos peatonales, escalones aislados, escaleras y rampas, bocas de metro, en grandes espacios abiertos o estructuras urbanas complejas, en borde de andenes en paradas de transporte público, etc.

La solución más utilizada en los pasos peatonales es la solución mediante vados de cambio de nivel formados por planos inclinados que confluyen para alcanzar la cota de la calzada. En estos vados, la solución más usual es la de los vanos de tres rampas, mediante tres planos inclinados, con una pendiente máxima del 8%. En estos vados es imprescindible que la textura rugosa guíe a la persona invidente hasta la línea de edificación, para que sea capaz de ubicarse respecto a la calle sin quedar en medio de ella y sea capaz de ubicarse. Existen dos soluciones posibles:

opcion1 520x255 Movilidad peatonal y accesibilidad: la importancia de las aceras abotonadas

opcion2 520x252 Movilidad peatonal y accesibilidad: la importancia de las aceras abotonadas

Desde el punto de vista de la ubicación de los pasos de peatones, se deben proyectar de forma que los vados queden siempre enfrentados con su contrario para que el cruce se realice en línea recta, con la dirección de la marcha perpendicular al bordillo. Deberán estar enfrentados perpendicularmente al eje de la vía. Debe conseguirse la máxima normalización en su ubicación, evitándose en los ángulos de las esquinas o chaflanes y en ensanchamientos irregulares y evitar los perímetros irregulares en los nuevos ensanchamientos de las aceras en zona de paso peatonal, ya que provocan desorientación. Además, no se recomiendan los vados en esquina ya que pueden inducir a las personas ciegas a cruzar la calle en diagonal, provocándo peligro y desorientación.

Fuente: http://www.ecomovilidad.net/madrid/movilidad-peatonal-y-accesibilidad-la-importancia-de-las-aceras-abotonadas/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s